El Fondo Internacional para la tenencia de Tierras y Bosques (The Tenure Facility, en inglés) es una organización internacional centrada exclusivamente, en garantizar los derechos de tierras y bosques de los pueblos indígenas y comunidades locales. Proporciona subvenciones para poner en práctica los derechos de tenencia Según la legislación vigente y las políticas y acciones de los conocimientos, innovaciones y herramientas que emergen. Lanzado en 2014 por la Iniciativa de Derechos y Recursos (RRI), el Fondo para la tenencia se dedica a la ampliación del reconocimiento de las tierras colectivas y los derechos forestales a nivel mundial. Esto ayuda a reducir los conflictos y fomentar la consecución de los derechos humanos a nivel mundial, el medio ambiente y los objetivos de desarrollo. El Fondo para la tenencia es una fundación internacional registrada en Suecia.

 

La Agencia Nacional de Tierras es la  máxima autoridad de las tierras de la Nación, y tiene como objeto ejecutar la política de ordenamiento social de la propiedad rural formulada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, para lo cual deberá gestionar el acceso a la como factor productivo, lograr la seguridad jurídica sobre ésta, promover su uso en cumplimiento de la función social de la propiedad y administrar y disponer de los predios rurales de propiedad de la Nación” (Dto. 2363/2015). En términos generales, esta Agencia garantizará el acceso a la tierra para los comunidades que no la tienen o que tienen muy poca e insuficiente para su sustento. Para quienes sí tienen tierra pero no la tienen legalizada, la Agencia le ayudará a formalizar su propiedad. Y para quienes tienen tierra y la tienen formalizada, la Agencia garantizará que se le dé un uso adecuado en cuanto al cumplimiento de la función social de la tierra y la explotación ambientalmente responsable de la misma.

 

El observatorio de Territorios Étnicos y Campesinos (OTEC) de la Pontificia Universidad Javeriana “tiene como objetivo contribuir a proceso de reconocimiento, ordenamiento, gobierno propio, titulación colectiva y protección de la territorialidad étnica, con énfasis en comunidades afrodescendientes y campesinas del Cauca, el Chocó y el Caribe colombiano, entre otras regiones. Para ello, el Observatorio de forma interdisciplinaria acompaña, monitorea y analiza sistemas socioecológicos en ecosistemas de bosque seco tropical, manglares, playones, ciénagas y otros espacios que constituyen las tierras tradicionales de diversos grupos étnicos y campesinos. Articula en perspectiva intercultural, enfoques de la historia ambiental, la cartografía, la memoria, los análisis jurídicos y los contextos sociopolíticos para hacer legible varios aspectos: las formas de habitar los territorios, los derechos colectivos y las disputas alrededor de la tierra y los recursos naturales. Así, el Observatorio se ha consolidado como un referente nacional e internacional de trabajo sistemático y de investigación participativa alrededor de las autonomías territoriales.”

 

Mapa del Mundo